Cómo prevenir un infarto cerebral (Ictus), según el Dr. Agustín Legido

El Ictus o infarto cerebral se trata de la segunda causa de mortalidad mundial tanto en mujeres como en hombres. También es la causa más importante de discapacidad en el adulto por sus secuelas. En España, cada 3 minutos una persona sufre un accidente vascular cerebral y cada 15 minutos una persona muere por este motivo

 

causas-y-soluciones-para-el-dolor-de-cabeza_2

Desde AEPA ATM hemos consultado al Doctor Agustín Legido, Neurólogo que ejerce en Estados Unidos desde hace 23 años, para que nos aporte su opinión clínica. Estamos sorprendidos de que personas con acceso a los mejores especialistas nacionales sufran este tipo de accidentes cerebrales, como, por ejemplo, ocurrió con el Señor Boyer recientemente, el ya fallecido Presidente de Entrecanales, nuestra querida amiga Rosa Bravo (Consejera de la empresa de telecomunicaciones BT. Y nos preguntamos: ¿Por qué tantos de nuestros directivos sufren este tipo de accidentes – teniendo acceso a los mejores especialistas de forma periódica?

Hemos preguntado al Doctor Legido, quién opina que en nuestro país parece que existe un programa eficaz para atender este tipo de accidentes –una vez que se han sufrido-. Sin embargo, este especialista resalta que resulta prioritario diseñar una política preventiva para evitar sufrir un accidente de estas características. Por ejemplo, en EEUU, es práctica común fletar autobuses para chequear con determinadas pruebas específicas la forma preventiva de evitar un accidente cardiovascular. En España, existe mucha cultura por revisar el corazón, pero los accidentes cerebrales, los debe prevenir y seguir el neurólogo”, señala este especialista. Algo que en su opinión es muy diferente en España. “No existe una conciencia preventiva en nuestro pais de las mismas características que en otras naciones más avanzadas clínicamente”, señala Legido. Y, además explica, “De forma periódica es necesario realizar un estudio de las carótidas, estudiar la vascularización periférica y un estudio del nivel de lípidos con una monitorización adecuada cardiovascular y de tensión arterial. Son estudios que debe realizar el neurólogo y el neurofisiólogo”, afirma el Doctor Legído.

A grandes rasgos este especialista explica que un accidente de este tipo, puede ser de dos tipos: isquémico o hemorrágico. El ictus isquémico engloba el infarto cerebral y el ataque isquémico transitorio. En ambos casos se produce cuando un coágulo en un vaso impide que la sangre llegue a una zona del cerebro. Si la carencia de riego sanguíneo no es prolongada estaremos hablando de un ataque isquémico transitorio, pero en el caso de que se prolongue, puede provocar daños irreversibles provocando un infarto cerebral.

Además, existe otro tipo de ictus –quizá menos frecuente pero más grave-, es el ictus hemorrágico, que se produce por la ruptura de una arteria intracerebral o de una arteria de la superficie del cerebro.

Las consecuencias pueden ser muy graves, y siempre depende de cómo se actúe en las dos horas posteriores al sufrir este accidente y de la gravedad del mismo y qué parte cerebral sea la afectada. Este episodio puede dañar la vista, provocar la parálisis de la mitad del cuerpo o afectar al sentido del equilibrio del paciente.

Prevención

Si el paciente padece una arritmia cardiaca (fibrilación auricular) tienen una probabilidad 5 veces superior al de una persona normal de sufrir un ictus. Cuando la arritmia tiene lugar, el corazón bombea sangre demasiado rápido o demasiado despacio, esto puede provocar coágulos que obstruyen el riesgo sanguíneo, privando así al cerebro de oxígeno y de nutrientes y, puede ser entonces cuando se produce el temido ictus.

Un dato apenas conocido es que el 80% de los ictus pueden prevenirse tomando una serie de medidas como comprobar la presión sanguínea; identificar arritmias cardiacas -que incrementan 5 veces el riesgo de padecer un ictus-. También es necesario controlar los niveles de colesterol y la ingesta de alcohol y realizar ejercicio físico moderado y, de nuevo insistimos en que es necesario realizar un estudio de las carótidas.

Los síntomas del ataque cerebrovascular incluyen:

  • Adormecimiento, entumecimiento, hormigueo, o debilidad en una mitad de la cara, brazo o pierna (especialmente en un lado del cuerpo) de comienzo súbito.
  • Confusión, dificultad para hablar o entender el habla de otros de comienzo súbito.
  • Dificultad con la visión en uno o ambos ojos (comienzo súbito).
  • Dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación.
  • Intenso dolor de cabeza severo, sin un origen predeterminado ni causa aparente

Fuentes: National Stroke Association’s Stroke Prevention Advisory Board, an elite group of the nation’s leading experts on stroke prevention, established the first Stroke Prevention Guidelines. They were published in a 1999 issue of Journal of the American Medical Association (JAMA) and have been updated to reflect current medical standards.

Artículo realizado por los Voluntarios del Departamento de Prensa Sanitaria de AEPA ATM con la colaboración del Doctor Legido.

Publicado en ENFERMEDADES CEREBROVASCULARES, SNC

Logo ATM

Nota

Todos los artículos publicados en esta web son revisados por los Doctores de nuestro Comité Científico.

Linkedin

Síguenos en icono_linkedin

twitter

Facebook

VÍDEOS DESTACADOS

VÍDEOS DESTACADOS

Vídeos

Vea nuestros vídeos

Vea nuestros vídeos
youtube Click aquí...
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.