La toxina botulínica esta indicada para pacientes con estrabismo, distonía cervical o exceso de sudoración

La toxina botulínica es una neurotoxina, popularmente conocida como botox y cuyo uso se asocia popularmente a la cirugía estética. No obstante, esta toxina tiene múltiples usos clínicos y su número de indicaciones se está incrementando. Aunque existen siete tipos diferentes de esta toxina, solo dos de ellas la tipo A y tipo B tienen aplicaciones médicas

botox_2

La toxina botulínica o botulina –popularmente conocida como botox- es una neurotoxina elaborada por la bacteria Clostridium botulinum. Es la misma toxina que causa un tipo de intoxicación alimentaria peligrosa para la vida llamada botulismo. Como medicamento, esta toxina es un tratamiento de uso hospitalario que requiere autorización específica para su empleo.

La toxina botulínica bloquea la actividad de los nervios colinérgicos que controlan músculos y glándulas. Al aplicar la neurotoxina en un músculo,  éste se paraliza y las glándulas dejan de segregar neuropéptidos inflamatorios que causan dolor. No obstante, en  pequeñas dosis y aplicada en estructuras específicas, tiene muchas aplicaciones médicas en el sistema nervioso parasimpático –el que controla los movimientos involuntarios-. Los tratamientos con toxina botulínica son siempre temporales y sintomáticos. La botulina es capaz de relajar o descontracturar el músculo durante un período de tiempo variable (entre 3 y 6 meses). Al cabo de este tiempo, la situación anterior a la aplicación del bótox se restaura. Es importante resaltar que no se debe utilizar la toxina botulínica durante el embarazo o la lactancia.

Existen siete tipos inmunológicamente distintos de toxina botulínica. Los más comunes en la aplicación médica o estética son la toxina botulínica tipo A y la toxina botulínica tipo B. La toxina tipo B es una alternativa a la tipo A, de acción más fuerte y  que está indicada para pacientes que no responden a la A.

La toxina botulínica se aplica mediante inyección y sus efectos secundarios pueden incluir dolor en el lugar de la inyección, síntomas similares a los de una gripe, dolor de cabeza y malestar estomacal. Las inyecciones en la cara también pueden causar una caída temporal de los párpados.

Usos médicos de la toxina botulínica

El uso más difundido en el uso estético es la eliminación temporal de arrugas faciales, pero actualmente se sabe que es útil para tratar otras patologías que comprometen la salud de las personas afectadas. Recientemente, se ha empezado a utilizar la toxina en pacientes que sufren distonía cervical –contracciones musculares en cuello y hombros-, hiperhidrosis axilar –exceso de sudoración- o hiperactividad del suelo pélvico –vejiga hiperactiva, pero sólo mediante uso compasivo-.

Por otra parte, diversos grupos de investigación internacionales sugieren que la toxina botulínica también puede tener utilidad terapéutica en pacientes que sufren codo de tenista, presbifonía –pérdida del volumen de la voz- o tos crónica. Otras aplicaciones de la toxina botulínica actualmente en estudio son: cefalea crónica, neurorrehabilitación (parálisis cerebral, secuelas post-ictus, Parkinson, esclerosis múltiple), dolor neuropático, vaginismo o salivación excesiva.

Fuentes:

Expertos españoles y centros de referencia en la aplicación de esta toxina:

Javier López Del Val, adjunto del Servicio de Neurología y responsable de la Unidad de Trastornos de Movimiento del Hospital Lozano Blesa, en Zaragoza, además de uno de los autores  del libro Toxina botulínica. Aplicaciones terapéuticas en el siglo XXI.

Alfonso Castro, el otro autor del libro  Toxina botulínica. Aplicaciones terapéuticas en el siglo XXI.

Juan Carlos Martínez Castrillo, especialista en trastornos del movimiento del Hospital Ramón y Cajal (Madrid) y coordinador del Grupo de Estudio de trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Unidad de Tratamiento con Toxina Botulínica de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en DERMATOLOGÍA, INMUNOLOGÍA

Logo ATM

Nota

Todos los artículos publicados en esta web son revisados por los Doctores de nuestro Comité Científico.

Linkedin

Síguenos en icono_linkedin

twitter

Facebook

VÍDEOS DESTACADOS

VÍDEOS DESTACADOS

Vídeos

Vea nuestros vídeos

Vea nuestros vídeos
youtube Click aquí...
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.